RECOMENDACIONES
World Association for Public Opinion Research
American Association for Public Opinion Research
Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y…
Advertising Week Latinoamérica
CONSULTAR MÁS RECOMENDACIONES >
Fecha: junio 2, 2020 Autor: Redacción Parametro
Compartir Nota >

Felicidad y resiliencia en cuarentena

Históricamente, la sociedad mexicana ha destacado por encima de países mas desarrollados en las mediciones de bienestar subjetivo, sin embargo en medio de la incertidumbre…

Felicidad y resiliencia en cuarentena 

El confinamiento y consecuente aislamiento, así como el alto consumo de información ha modificado la cotidianidad en todos los campos: en casa, trabajo, deporte, salud, familia. Por ejemplo, el home office (trabajo en casa) y home scholling (escuela en casa), son dos actividades que han llegado a generalizarse durante la pandemia. Por un lado, nos han empujado a descubrir que podemos ser mas eficientes, pero por otro, de manera intempestiva, llegaron a trastocar el hogar como un espacio privado.

Históricamente, la sociedad mexicana ha destacado por encima de países mas desarrollados en las mediciones de bienestar subjetivo, sin embargo en medio de la incertidumbre, la pandemia ha contribuido a generar un estado de ánimo inestable, y a disminuir el grado de felicidad de los mexicanos.  

De acuerdo a resultados de la encuesta de Alejandro Moreno (www.financiero.com.mx), la pandemia del coronavirus ha contribuido a una caída en el nivel de felicidad. Se advierte que esta baja se dio cuando el país elevó la fase de emergencia de la pandemia, llamando al aislamiento social y pidiendo el cierre de actividades no esenciales. El porcentaje de mexicanos que dice ser “muy feliz” registró una baja de 11 puntos, entre marzo y abril, al pasar de 57 a 46 por ciento. Los datos de la encuesta apuntan a una correlación de bienestar subjetivo con recursos sociales, como escolaridad e ingreso. Esto significa que a mayores recursos, mayor percepción de felicidad o bienestar. 

Tipicamente los latinoamericanos, y particularmente los mexicanos hemos experimentado niveles de felicidad subjetiva mayores que la de países mas desarrollados como Japón, España o China. Valores culturales, educativos y sociales influyan en esta autovaloración. Destaca que aún con niveles de pobreza e inseguridad en  países como México, Guatemala, Paraguay, nuestras sociedades tengan la capacidad de auto calificarse como felices ante las adversidades citadas. 

Lamentablemente la crisis sanitaria viene acompañada de una recesión económica que traerá quiebre de empresas, pérdidas de empleo, e inevitablemente una pérdida del bienestar social en el país. Considerando la tendencia generalizada hacia una recesión económica, es posible que el indice de bienestar subjetivo continue cayendo, afectando mayormente a los segmentos con menores ingresos. 

Uno de los conceptos más relevantes en las crisis, es el de la resiliencia o capacidad de reinventarse a partir de tocar fondo. El confinamiento y aislamiento ponen a prueba nuestra zona de confort, y la felicidad subjetiva. El COVID-19 puede ser un parteaguas para reinventarnos como personas, familia, escuela, negocio, gobierno; y encontrar las mejores vías para el mundo futuro. 

La palabra crisis escrita en chino, se compone de dos vocablos; uno significa peligro, y el otro, representa oportunidad. De frente a la nueva normalidad, el coronavirus representa una seria amenaza a la vida, principalmente de nuestra población vulnerable como diabéticos, así como de quienes padecen problemas renales, hipertensión, cancer y adultos mayores en general. Sin embargo también representa una ventana de oportunidad para salir mas fuertes, reencontrarnos como personas y valorar las cosas que nos hacen felices así como la permanente interacción entre el yo (individuos) y el nosotros (familia, escuela, sociedad, estado). 

ENVIAR POR E-MAIL
IMPRIMIR
TAMAÑO DE TEXTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *