RECOMENDACIONES
World Association for Public Opinion Research
American Association for Public Opinion Research
Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y…
Advertising Week Latinoamérica
CONSULTAR MÁS RECOMENDACIONES >
Fecha: marzo 9, 2020 Autor: Mtro. Paul Valdes
Compartir Nota >

El ocaso de la luna de miel con la opinión pública

En los primeros 15 meses de gobierno, el Presidente López Obrador ha gozado de una larga luna de miel con la opinión pública.

El ocaso de la luna de miel con la opinión pública

 

En los primeros 15 meses de gobierno, el Presidente López Obrador ha gozado de una larga luna de miel con la opinión pública. Tras años de desconfianza y baja credibilidad en la política tradicional, muchos ciudadanos vieron en el mensaje de combate a la corrupción de López Obrador, una auténtica esperanza de cambio político. De esta manera, la opinión pública mexicana, paso de la desconfianza a la esperanza. En el inicio del sexenio, el Presidente ha alcanzado máximos históricos de 82% de apoyo a su gobierno en marzo del año pasado. En las más recientes mediciones, la aprobación se sitúa entre el 59% (Reforma, febrero) y el 63% (El Financiero, marzo), registrando una caída de 8-9 puntos en relación al mes anterior, y de casi 20 puntos en un año.

Como todo proceso político, la aprobación presidencial tiene un ciclo de subidas, y caídas. Los efectos de una economía estancada, la crisis de seguridad pública, del sector salud y principalmente los cuestionamientos del movimiento feminista han influido en una caída en la aprobación presidencial y el fin de la luna de miel del Presidente con la opinión pública.

El estilo personal de gobernar ha estado marcado por la apertura de diversos frentes, y el manejo casi monopólico de la agenda pública a partir de la conferencia mañanera en la que el Presidente marca los temas que posteriormente serán comentados por medios tradicionales, emergentes, y por la clase política. Asimismo, la existencia de una oposición debilitada y atomizada ha generado un ambiente propicio para el florecimiento de un estilo populista, encarnado en una figura carismática con altos niveles de reconocimiento.

Amparado en un gran capital social, el Presidente ha sorteado situaciones que en otros momentos hubieran significado severas crisis. La cancelación del aeropuerto de Texcoco, el combate al huachicol, el escape de Ovidio Guzmán, así como una economía estancada, y la crisis de seguridad pública han sido resueltas con la narrativa del combate a la corrupción, o comunicadas como afrentas de sus enemigos: los conservadores.

La caída en la aprobación de AMLO se da en el contexto de las movilizaciones feministas que surgieron semanas atrás como protesta a los feminicidios así como a la convocatoria de un día sin mujeres del próximo 9 de marzo. Ante la ola feminista, la respuesta del Presidente ha sido evasiva, y antipática, incluso anunciando en la mañanera, la supuesta rifa del avión presidencial en las fechas en que se van a realizar las protestas. El estilo personal del Presidente ha contribuido a generar una polarización social sin precedentes. De continuar percibiéndola como una afrenta, apunta a ser una batalla pérdida, y de esta forma a erosionar aún más la confianza en un político que llego a autocalificarse como indestructible.

A pesar de la caída, 6 de cada 10 (59%) continúan aprobando al Presidente, lo cual representa una importante base de apoyo social, que incluso es razonablemente positiva considerando la crisis de seguridad pública, de salud y una economía sin crecimiento en los primeros meses de gobierno. El fin de la luna de miel con AMLO no ha sido aprovechado por una oposición debilitada, desacreditada y atomizada.

paul.valdes@gmail.com

ENVIAR POR E-MAIL
IMPRIMIR
TAMAÑO DE TEXTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *