RECOMENDACIONES
World Association for Public Opinion Research
American Association for Public Opinion Research
Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y…
Advertising Week Latinoamérica
CONSULTAR MÁS RECOMENDACIONES >
Fecha: October 19, 2019 Autor: Mtro. Paul Valdes
Compartir Nota >

Mexiquenses decepcionados de la democracia y la justicia

La crisis de seguridad en la que vivimos en prácticamente todas las entidades, es agravada por la percepción de que si cometes un delito, es difícil que sea castigado.

El martes 24 de septiembre se presentó el estudio sobre la Calidad de la Ciudadanía en el Estado de México, patrocinada por el IEEM y Colmex, cuyo antecedente es el informe país de 2014, de obligada lectura para los interesados en la evaluación de la democracia. Los resultados destacan por tener representatividad a nivel estatal, abordar temas de la cultura política y satisfacción con la democracia a nivel local, y se puede descargar de la página del instituto electoral.
Los principales hallazgos confirman la tendencia a nivel nacional, de un estado de opinión que si bien registra una confianza razonable en la autoridad electoral, continúa un desafecto del mundo de la política y la justicia. Asimismo se registra un bajo nivel de cohesión social que se traduce en desconfianza interpersonal.
En relación al sistema de justicia e inseguridad, el estudio revela que uno de cada tres mexiquenses ha sido victima de algún delito en el último año, y de este universo, casi el 70% no lo denunció. Este dato es relevante porque nos lleva a reflexionar sobre la impunidad en el sistema de justicia de nuestro país, y en partícular del Estado de México. La incapacidad del sistema de justicia para hacer cumplir la ley, y aplicar castigos a los infractores es un gran reto. La crisis de seguridad en la que vivimos en prácticamente todas las entidades, es agravada por la percepción de que si cometes un delito, es difícil que sea castigado. Incluso si el infractor es detenido, las probabilidades de ser castigado son mínimas, y por lo tanto, un incentivo para arriesgarse a delinquir.
Otro dato revelador es que el 45% de la población en la entidad cree que se pueden desobedecer las leyes al considerarlas “injustas”, y 4 de cada 10 (43%) defendería la justicia por propia mano ante la inacción de las autoridades. A lo largo del estado podemos observar cómo vecinos de centros urbanos están comenzando a organizarse mediante la instalación de mantas con mensajes dirigidos a los delincuentes, advirtiéndoles de que “si te agarramos, te golpeamos”. Los linchamientos públicos son un mal augurio para el estado de derecho, y una señal de que el sistema de justicia no está funcionando.
En relación a la cohesión social, 7 de cada 10 mexiquenses (71%) desconfían de otras personas. La confianza es un elemento clave en las relaciones entre vecinos, familiares, y por supuesto con las autoridades. La confianza brinda certidumbre a las relaciones del campo de la economía y la política. Bajos niveles de capital social, como los que se registran en el Estado de México, representan un obstáculo para el desarrollo democrático de la entidad.
Los ciudadanos no se están afiliando a organizaciones civiles o políticas, desconfían de las autoridades e incluso de otras personas, por lo que el planteamiento de metas y acciones comunitarias es casi utópico.
Finalmente, en relación al mundo de la política, solo 2 de cada 10, (18%) de los ciudadanos confían en los partidos políticos. La desafección política se hace evidente cuando los ciudadanos evalúan a las instituciones políticas tradicionales como los partidos, los cuáles tienen el reto de desarrollarse bajo un modelo más horizontal y cercano a una ciudadanía desafecta.
El informe es un excelente diagnóstico del estado actual de la democracia en el Estado de México, advirtiendo que tanto la justicia como el sistema democrático han decepcionado a los ciudadanos mexiquenses.

ENVIAR POR E-MAIL
IMPRIMIR
TAMAÑO DE TEXTO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *