RECOMENDACIONES
World Association for Public Opinion Research
American Association for Public Opinion Research
Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y…
Advertising Week Latinoamérica
CONSULTAR MÁS RECOMENDACIONES >
Fecha: May 2, 2019 Autor: Redacción Parametro
Compartir Nota >

Consultas ciudadanas: decálogo de buenas prácticas

AMAI enuncia los atributos esenciales, técnicos y científicos que constituyen un catálogo de buenas
prácticas para realizar consultas populares en México.

Como un insumo inicial para enriquecer la discusión en torno a la realización de las consultas populares la AMAI presentó, en el Foro Sobre Consultas Ciudadanas y Revocación de Mandato, el siguiente listado de elementos esenciales, técnicos y científicos, que constituyen un catálogo de buenas prácticas para realizar consultas populares en México. Asimismo anunció un documento complementario donde se ofrece una explicación detallada de los puntos:

-Decidir quiénes puede participar.

-Universalidad. Todos los ciudadanos a quienes incumba la decisión que se somete a constitución pública deben poder participar en las consultas sin excepción, es una consulta popular para todos.

-Representatividad estadística, en todo caso, el resultado de la consulta debe reflejar adecuadamente la postura del total de ciudadanos a quienes incumba la decisión que se somete a consideración pública, aplicando para ello criterios meteorológicos mínimos de representatividad estadística.

-Definir clara e inequívocamente el tema de la consulta.

-Determinar la construcción de la pregunta que se someterá a consulta; quién o quienes deben elaborarla y cómo hacerlo. El fraseo de las preguntas consideramos tiene que tener un proceso público, evitando que participen actores que pudieran tener un conflicto de interés respecto al tema objeto de la pregunta.

-Cuidar el encuadre en la redacción de la pregunta.

-Abrir un espacio de tiempo de preparación de la consulta para que las y los ciudadanos estén enterados que se realizará y la fecha en que se llevará a cabo para asegurar que sobre el tema haya información suficiente y accesible previa a la consulta para también difundir ampliamente la importancia de que se conozca la naturaleza vinculante de la consulta y las implicaciones de la decisión a tomar.

-Determinar con precisión la manera de recabar la información, es decir el método mediante en el cual se hará el registro de la voluntad de los ciudadanos, instalando casillas o mesas de votaciones, (ciclos de afluencia) o mediante visitas a los domicilios de las personas con o sin el uso tecnologías que aseguren la validez del ejercicio, de instalarse casillas o mesas se deben considerar aspectos como cuantas deben instarse, dónde y quienes, pueden generalas entre otros.

-Fijar mecanismos de transparencia para garantizar el adecuado conteo de los votos, y el procesamiento de la información así como determinar criterios para que exista observación externa en el proceso.

-Construir controles para garantizar que no haya duplicidad de votos, es decir que se registra solamente una vez la voluntad de cada ciudadano participante, establecer procedimientos de manejo de la información y los datos recabados en la consulta posterior a la misma o sea traslado, resguardo, conteo, etc. y finalmente acordar con (orden) fechas y mecanismos de comunicación de los resultados para que todos los sectores interesados y los propios ciudadanos y ciudadanas participantes conozcan el resultados del ejercicio.

Esos son todos los puntos de esta síntesis del Decálogo de buenas prácticas para la realización de consultas ciudadanas que propone la AMAI, que genera estas recomendaciones para que los distintos poderes: ejecutivo, legislativo y judicial puedan tener un catálogo de recomendaciones técnicas y físicas para la planeación, ejecución, conteo de resultados y comunicación de las consultas ciudadanas con un ánimo propositivo y para sumar a nuestra.

ENVIAR POR E-MAIL
IMPRIMIR
TAMAÑO DE TEXTO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *