RECOMENDACIONES
World Association for Public Opinion Research
American Association for Public Opinion Research
Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y…
CONSULTAR MÁS RECOMENDACIONES >
Fecha: December 4, 2018 Autor: Mtro. Paul Valdes
Compartir Nota >

AMLO, el presidente boomer

Como describe Ackoff (1953) al hablar del estilo reactivo de planeación, el presidente López Obrador anhela el pasado y la tradición…

Altas tasas de crecimiento económico y de fertilidad dieron paso a la generación de los baby boomers en la década de los 50s y 60s, abanderados por la creencia en el progreso, el bienestar y “la administración de la abundancia“.

Crisis recurrentes en los 70s y 80s son parte de los acontecimientos que marcaron a la generación X: los nacidos entre finales de los 60s y principios de los 80s.

Las generaciones más jóvenes, mejor conocidos como millennials (nacidos en los 90s) y centennialls (2000 en adelante), se encuentran desarrollándose en medio del avance tecnológico acelerado, la globalización, las redes sociales y la interacción de sistemas. El sistema productivo y la toma de decisiones en México ya se encuentra atravesada por las cuatro generaciones.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, pertenece a la generación baby boomer, caracterizada por haber tenido oportunidades financieras y la posibilidad de mantener una carrera próspera. El pensamiento conservador, mantenerse en el camino y replicar lo que funciona, son percibidos como claves para una vida exitosa.

Tal como su generación, AMLO cree vehementemente en el trabajo duro, el progreso interminable y el sacrificio, atributos con los que compensa su aversión al cambio. Esto se reflejará en su manera de gobernar.

Como describe Ackoff (1953) al hablar del estilo reactivo de planeación, el presidente López Obrador anhela el pasado y la tradición, pues muestra una visión más clara del lugar de donde viene que del lugar hacia el cual se dirige; y eventualmente rechaza la ciencia o la supedita a la moral. De ahí el planteamiento de una “Constitución Moral” para los mexicanos, controvertido porque supondría una serie de premisas más parecidas a las de una religión que a normas de comportamiento cívico.

En consecuencia, esta manera de pensar podría limitar la apertura a un mundo globalizado donde la ciencia, la tecnología y la innovación son las variables clave para apalancar el desarrollo y que trastocan distintas esferas: la educación, la economía, el empleo, la convivencia social, etc.

Siendo el primer presidente de izquierda en México, se espera que su gobierno sea parteaguas en la discusión y aprobación de temas como la legalización de la marihuana o el aborto. Sin embargo, sujetar estas decisiones a consultas públicas podría frenarlos.

¿Cuáles serían las implicaciones de mantener esta ideología generacional?

Espero sus comentarios en @valdescervantes y @parametro_mx

ENVIAR POR E-MAIL
IMPRIMIR
TAMAÑO DE TEXTO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *