RECOMENDACIONES
World Association for Public Opinion Research
American Association for Public Opinion Research
Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y…
CONSULTAR MÁS RECOMENDACIONES >
Fecha: October 25, 2018 Autor: Mtro. Paul Valdes
Compartir Nota >

Consulta AICM, una tiranía de la minoría

¿Quién garantizará que el proceso de votación será neutral? ¿cuánta gente participará?

La expresión “tiranía de la mayoría” acuñada por Tocqueville en el siglo XIX designa el fenómeno en el que una parte mayoritaria de la población ejerce tiranía al imponer su pensamiento; John Kay señala que democracias actuales experimentan una “tiranía de las minorías”, donde una proporción mayor de las poblaciones no tiene tiempo o interés en la vida política, mientras que pequeños grupos con una fuerte motivación personal o ideológica participan e influyen en decisiones de trascendencia ¿Será este el caso del Nuevo Aeropuerto Internacional de la ciudad de México?

Las encuestas muestrales son representativas de la opinión de la población nacional mayor de 18 años y de todos los segmentos sociales. Datos de la 32° Encuesta Telefónica Nacional de la empresa Parámetro, publicada en septiembre, revelan que el 56.5% de los mexicanos apoyarían la continuidad del proyecto del nuevo aeropuerto en el Lago de Texcoco, mientras que solo uno de cada cuatro mexicanos (25%) apoyarían que se construyeran dos pistas nuevas en la base aérea de Santa Lucía.

La opinión pública está a favor de Texcoco, sin embargo, la consulta será diferente, susceptible a la movilización de los grupos de interés por lo que Santa Lucía se perfila como una opción que polarizará las posturas al estilo de imponerse como una tiranía de la minoría, con una participación marginal y desvinculada de la población general.

La consulta ciudadana iniciará el próximo jueves 25 y culminará el domingo 28 de octubre. La relevancia de estas fechas es que se tratará de un ejercicio organizado por particulares, personajes electos que aún no han asumido su cargo público y con ello, se elimina la necesidad de cumplir con los requerimientos de ley para una consulta pública -participación mínima del 40%, por ejemplo-.

Aunque se señala que estará abierta para todos los mexicanos mayores de 18 años, solo serán instaladas 1,073 mesas de participación (menos del 1% de las colocadas en elecciones federales) en 538 municipios de las 32 entidades del país, cuyo filtro para participar será mostrar la credencial de elector. Tampoco hay mecanismos claros de las estrategias para hacer que la recepción de votos sea confiable.

Emerge la pregunta acerca de cuánta gente podrá participar. Suponiendo que voten diariamente hasta 750 mil personas, por cuatro días, serán apenas 3 millones de votos, siendo muy optimistas respecto a la participación, que podría ser menor a la mitad de esta estimación.

Las consultas se permiten para ganar legitimidad, o como dice el Presidente electo, “tomar en cuenta al pueblo” y eventualmente justificar una propuesta de campaña. Políticamente pueden ser una batalla ganable pero polarizante con la opinión pública.

En el campo económico, un ejercicio como este genera incertidumbre, recordemos que el activo de la confianza y la certidumbre es una de las variables más importantes en la economía, por lo que la idea de que los resultados de la consulta sean vinculantes a la toma de decisiones acerca de dónde se ubicará el nuevo aeropuerto, mete ruido innecesario a los inversores y por ende al rubro económico nacional.

En lo histórico, la consulta ciudadana del NAIM puede ser referente de futuros ejercicios “a modo” en los que no se respeten los marcos legales que garanticen el carácter democrático de las consultas.

Tras los resultados de la consulta nos encontraremos con una polarizada opinión pública: ¿Quién garantizará que el proceso de votación será neutral? ¿cuánta gente participará? ¿cuáles serán los perfiles y las motivaciones de los participantes? ¿es posible que los participantes sean movilizados por los grupos de interés inmiscuidos en los aeropuertos, en contraste con la representatividad de los resultados de una encuesta?

En este escenario, los resultados podrían ser tomados como una tiranía de la minoría.

ENVIAR POR E-MAIL
IMPRIMIR
TAMAÑO DE TEXTO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *