RECOMENDACIONES
World Association for Public Opinion Research
American Association for Public Opinion Research
Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y…
CONSULTAR MÁS RECOMENDACIONES >
Fecha: February 17, 2018 Autor: Redacción Parametro
Compartir Nota >

¿Se puede erradicar la corrupción?

La corrupción es un factor que además de limitar del desarrollo de un país, merma la credibilidad y confianza de la población en las autoridades, ya que evidencia una falta de ética del servidor público que las realiza y una actitud irresponsable hacia el bien público. De acuerdo con la encuesta telefónica nacional número 31 […]

La corrupción es un factor que además de limitar del desarrollo de un país, merma la credibilidad y confianza de la población en las autoridades, ya que evidencia una falta de ética del servidor público que las realiza y una actitud irresponsable hacia el bien público.
De acuerdo con la encuesta telefónica nacional número 31 de Parámetro, la corrupción se colocó como la segunda problemática más importante para los mexicanos con 16.1 por ciento de las menciones, detrás de la inseguridad (33.1%).
En julio de 2015, poco después de la publicación de la reforma constitucional con la que se creó el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), la corrupción se posicionó como el segundo problema nacional más importante en la opinión pública y alcanzó su punto histórico más alto del seguimiento con 18.5 por ciento de las menciones.
Al año siguiente, en una encuesta realizada por Parámetro (2016) 3 de cada 5 mexicanos (62.5%) se dijeron enterados de la promulgación del SNA, sin embargo, 4 de cada 5 (79.2%) señalaron desconfianza en el planteamiento de que un nuevo sistema anticorrupción disminuirá actos corruptos entre la clase política.
La mayoría de los mexicanos (58.3%), consideran que prevenir futuros actos de corrupción debe ser la prioridad del SNA, más allá de los que opinan que debe priorizar la investigación y castigo de actos de corrupción anteriores a su creación (41.7%).
En medio de sucesos como “la Casa Blanca”, licitaciones opacas y la investigación judicial de 16 exgobernadores por corrupción, así como la aprehensión de algunos de ellos, cabe preguntarnos si existe un camino para acabar con este cáncer social.

El caso de Singapur Singapur era uno de los lugares con índices más altos en criminalidad, había impunidad y malos manejos del gobierno, además era una de las ciudades más sucias y con extremo desorden vial. Luchar contra la corrupción: el promotor de esta iniciativa fue Lee KuanYew, considerado el padre de Singapur, que ocupó el cargo de primer ministro desde 1959 hasta 1990.

Después de que Singapur se independizó de Malasia en los años 60s, la situación no era favorable para la sociedad. “Si quieres derrotar la corrupción debes estar listo para enviar a la cárcel a tus amigos y familiares”, decía con determinación y luchó hasta reducirla a su más mínima expresión.

La fórmula

Lee KuanYew creó un programa especial de lucha contra la corrupción desarrollado por el Ministerio de Finanzas, que incluía una serie de medidas como rotar a los funcionarios para evitar la formación de lazos corruptos o llevar a cabo inspecciones sin previo aviso.

Su reforma judicial: Singapur defiende la pena de muerte contra homicidas, narcotraficantes y violadores. Además el gobierno ordenó que todo servidor público, fuera condenado fuertemente cuando se contara con pruebas sólidas que los involucraran en algún acto delictivo. Para los delitos menores los delincuentes son condenados a trabajar en la vía pública.

Educación: el Gobierno de Singapur entendió que si quería jóvenes capaces en las áreas que el país necesitaba, la única solución era cambiar por completo el sistema educativo. Su objetivo era lograr que los estudiantes pensaran, analizaran y resolvieran problemas por sí mismos. Además, enseñarles a no limitarse a los libros de texto.

Creación de empleos: el objetivo de Lee KuanYew no era que Singapur sedujese de por vida al capital extranjero, lo que en realidad quería es que los jóvenes ganaran experiencia en las compañías extranjeras y crearan empresas nacionales que fuesen capaces de competir en el mercado internacional. Así, Singapur fue uno de los pocos países en atraer inversores extranjeros, que empezaron a construir fábricas y tenían toda la libertad para producir sin ningún tipo de intervención gubernamental.

Creación de empresas locales: una de las primeras compañías que creó el Gobierno con el fin de ganar dinero y crear más puestos de trabajo fue Singapore Airlines, considerada una de las mejores aerolíneas del mundo, que revolucionó la forma en que se atendía a los clientes. El resultado fue la creación de cientos de puestos de trabajo.

¿Podrá el próximo gobierno electo en México, implementar una estrategia integral para erradicar los problemas que la aquejan? En manos de la población está exigir y hacer cumplir las propuestas necesarias.

Redacción: Yanet G. Sánchez / Carlos F. Ríos

ENVIAR POR E-MAIL
IMPRIMIR
TAMAÑO DE TEXTO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *