RECOMENDACIONES
World Association for Public Opinion Research
American Association for Public Opinion Research
Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y…
CONSULTAR MÁS RECOMENDACIONES >
Fecha: July 10, 2013 Autor: Redacción Parametro
Compartir Nota >

Población de hoy ¿amenazas u oportunidades?

Existimos en el planeta 7 mil millones de personas, una cifra insólita producida principalmente por el aumento en la esperanza de vida. En consecuencia la ONU estima que en 2050, la mitad de la población tendrá al menos 60 años.

A propósito del Día Mundial de la población celebrado cada 11 de julio, desde hace 24 años por decisión del Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), vale la pena establecer un panorama general de los habitantes del mundo de hoy, pero también los del mañana.

Existimos en el planeta 7 mil millones de personas, una cifra insólita producida principalmente por el aumento en la esperanza de vida, que pasó de 30 años (en 1800) a 67 años actualmente. Si bien es cierto que en este momento la gran mayoría son jóvenes, también es una realidad que, sobre todo en países desarrollados, la población está envejeciendo: se espera que en 2050, una de cada tres personas tenga 60 años o más en México; en Latinoamérica será una de cada cinco personas y a nivel mundial será una persona de cada dos. (ONU)

Otro factor que interviene en esta tendencia es que las mujeres tienen cada vez menos hijos:

Un reporte especial de INEGI revela que a principios de los 70’s las mujeres tenían en hasta siete hijos, tasa que cayó a 2.4 hijos por mujer. En los países menos desarrollados aún nacen 4 hijos por mujer. Por esto, la tendencia de envejecimiento es menor en estos países.

Actualmente África presenta la razón de dependencia más alta (84 personas dependientes por cada 100 en edades activas), debido a que en su estructura por edad hay una gran proporción de niños menores de 15 años (40%); en contraste, Asia presenta la menor razón de dependencia (55.8) lo que coadyuva a un mayor monto de población en edad activa. (INEGI)

Nos encontramos entonces ante la apremiante necesidad de crear el contexto óptimo para que las proyecciones demográficas se cumplan sin amenazar el bienestar de los seres humanos de generaciones presentes y futuras.

Para empezar, la juventud poblacional actual implica que existe una gran fuerza de trabajo que debe aprovecharse para crear los recursos suficientes para satisfacer las necesidades del grueso de la población.

Sin embargo, el año pasado se contaron 197 millones de personas sin empleo. Asia meridional por ejemplo, es la región que presenta la menor tasa de desempleo, pero muestra el mayor porcentaje de empleo vulnerable (con malas condiciones, riesgoso o mal pagado); en tanto que la Unión Europea es una región que presenta una alta tasa de desocupación (9.6%), pero con el menor porcentaje de empleo vulnerable (12%).

Sumado al empleo, se requiere garantizar para niños, adolescentes y jóvenes la extensión de su vida productiva mediante el fortalecimiento de los sistemas de salud, la prevención y la atención de enfermedades, acciones que contribuyan a retrasar su etapa de dependencia.

En este sentido la Organización de las Naciones Unidas sugiere dedicar atención y recursos a la educación, la salud y el bienestar de las adolescentes ya que “son ellas quienes se transformarán en una fuerza poderosa para el cambio positivo de la sociedad, que tendrá efectos en las generaciones futuras.” La salud reproductiva es crucial en la reducción de la pobreza ya que los hijos planificados tienen altas posibilidades de crecer con sus necesidades mínimas cubiertas y de tener un papel positivo en la sociedad.

Las adolescentes son las madres de hoy y mañana: unas 16 millones de chicas menores de 18 años dan a luz cada año, tendencia que debe disminuirse para evitar el riesgo de vida que enfrentan muchas madres adolescentes por complicaciones del embarazo y para que el estado emocional y físico de las madres sea el idóneo para la crianza de un miembro de la fuerza activa del futuro.

Generar empleos suficientes y bien pagados, fortalecer los sistemas sociales de salud y la correcta distribución de los recursos, principalmente alimenticios, son los retos a los que ahora nos enfrentamos y que, de atenderse, nos acercarán a un futuro más alentador.

Hoy tenemos suficientes alimentos para todos y, sin embargo, casi mil millones de personas padecen hambre. Contamos con los medios para erradicar muchas enfermedades y, sin embargo, estas se siguen propagando. Tenemos un rico entorno natural pero este sigue explotado sin conciencia.

Podemos ver este panorama desde dos perspectivas: como una amenaza venidera porque nos encaminamos a una población mundial altamente dependiente que se sumará a las problemáticas actuales o, desde otro punto de vista, podemos considerarlo una oportunidad, ya que al conocer la tendencia demográfica es posible establecer las líneas de acción para prevenir complicaciones.

Dichas líneas de acción son aplicables desde nuestra individualidad, pues se trata de que cada persona sea capaz de armar un plan de vida en el que monitoreé su salud, la preserve, que planifique su familia si aún no la tiene, que consuma con mesura los recursos naturales y que busque emplearse en un lugar en el que su sueldo le permita ahorrar para su vejez. Por supuesto, gobiernos, instituciones y empresas son quienes tienen mayor potencial para crear las condiciones que favorezcan el cumplimiento de este plan a nivel social.

 

Por Yanet G. Sánchez Monroy

ENVIAR POR E-MAIL
IMPRIMIR
TAMAÑO DE TEXTO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *