RECOMENDACIONES
World Association for Public Opinion Research
American Association for Public Opinion Research
Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y…
Advertising Week Latinoamérica
CONSULTAR MÁS RECOMENDACIONES >
Fecha: July 17, 2013 Autor: Mtro. Paul Valdes
Compartir Nota >

Claroscuros del 7 de julio

Más allá de los resultados, llaman la atención dos hechos que marcan el presente de la democracia electoral en México: la creciente presencia de la violencia política en las campañas electorales y el bajo nivel de participación de los ciudadanos mexicanos.

 La reciente jornada electoral del pasado domingo 7 de julio en casi la mitad de los estados (14) polarizó el ambiente político del país, caracterizado por un primer semestre de paz y acuerdos en torno al Pacto por México.

 Conforme se acerco la jornada electoral, el tono de las posturas fue subiendo, y pasó a las acusaciones, una especie de guerra de lodo entre los partidos, e incluso de divisiones internas. Las primeras elecciones celebradas en este sexenio han estado marcadas por acusaciones de desvío de recursos, campañas negras, amenazas de retirarse del Pacto, y quizás lo más grave es la creciente presencia de la violencia política en las campañas.

 Los resultados de la jornada reflejan la pluralidad de toda democracia donde las victorias y derrotas no son eternas, cada tres años hay una nueva oportunidad de acceder al poder. PAN-PRD retuvieron la gubernatura de Baja California, dominaron en las elecciones locales de Puebla, Tlaxcala, y ganaron las capitales de Saltillo, Aguascalientes, Zacatecas entre otras, en tanto que el PRI continúa dominando en Hidalgo, Quintana Roo, Veracruz, Tamaulipas, y tiene fuerte presencia en Sinaloa y Oaxaca.

 Más allá de los resultados, llaman la atención dos hechos que marcan el presente de la democracia electoral en México: la creciente presencia de la violencia política en las campañas electorales y el bajo nivel de participación de los ciudadanos mexicanos.

 De los 14 procesos electorales; los estados con los niveles más altos de abstención electoral fueron Sonora con 72.7%, Quintana Roo con 68%, Chihuahua con 64.1%; Veracruz (60%), y Baja California con 60%. Resalta el caso de Baja California que por tratarse de una elección a Gobernador, atrae más interés y participación que las elecciones de ayuntamientos y diputados. En algunos de los casos, 7 de cada 10 ciudadanos decidieron abstenerse de votar. En el resto de los estados, prácticamente, la mitad no acudió a votar el pasado domingo 7 de julio. A la luz de los datos, la gran ganadora de la elección del domingo fue la no participación.

 La abstención electoral es un fenómeno que revela el desinterés de la ciudadanía hacia la política, y particularmente hacia los partidos políticos y candidatos en una elección. La no participación puede ser provocada por falta de recursos como información sobre las campañas, ofertas políticas y candidatos, falta de movilidad para acceder a la casilla el día de la elección; pero también crece el tipo de abstencionista que decide no acudir a votar como una forma de expresar activamente su inconformidad y rechazo ante el estado de cosas existente. ¿Cuántos de los ciudadanos que no acudieron a votar lo hicieron por falta de recursos, y cuántos habrán decidido no votar, y expresar su inconformidad ante los resultados concretos de la política local?

  La agenda política del resto del año estará marcada por la reforma fiscal, la energética, y la modernización de Pemex, que en su conjunto pueden ser las reformas más importantes para el país, y en consecuencia el campo de batalla ideológica del inicio del sexenio.

ENVIAR POR E-MAIL
IMPRIMIR
TAMAÑO DE TEXTO

One response to “Claroscuros del 7 de julio”

  1. Saludos. Tu blog es muy interesante y muy bien escrito. Me gustaría ver más artículos SEO como este.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *