RECOMENDACIONES
World Association for Public Opinion Research
American Association for Public Opinion Research
Asociación Mexicana de Agencias de Inteligencia de Mercado y…
Advertising Week Latinoamérica
CONSULTAR MÁS RECOMENDACIONES >
Fecha: June 21, 2013 Autor: Mtro. Paul Valdes
Compartir Nota >

Clase media y humor social

“Una clase media amplia y consolidada es una de las vías para disminuir el conflicto permanente entre ricos y pobres. (Aristóteles)”

En la última década la clase media en México creció a pesar de la crisis para llegar a 44 millones de personas. De 2000 a 2010 este segmento social pasó de 35.2% a 39.16% de la población; y de 38.4% a 42.4% de los hogares. La reciente  publicación de INEGI sobre clases medias en México abre nuevamente un debate sobre el tamaño y el tipo de este importante segmento poblacional, y también sobre el humor social que persiste en el país.  

 Hay quienes basados en datos duros apuntan a una expansión de los niveles de bienestar de los mexicanos en los últimos 15 años, y de un ascenso de las clases medias en América Latina. Por otro, se advierten de las precarias condiciones de la economía, de sus efectos regresivos en la base de la pirámide poblacional, de la insuficiente cantidad y calidad de empleo para considerar a México como una sociedad desarrollada de clase media. Lo interesante es que ambas posturas son válidas. De alguna manera, es como ver el vaso medio lleno o medio vacío: ¿cómo quieres percibir el lugar donde vives?.  

En años recientes ha dominado una suerte de pesimismo sobre la situación del país. Así lo revela la serie de 18 encuestas telefónicas nacionales 2007-2013 de www.parámetro.com.mx, donde en promedio 7 de cada 10 mexicanos manifestaron consistentemente estar poco o nada satisfechos con la situación que vive la nación. Esta nube negra influye el ambiente de opinión.  

Sin embargo hay datos que nos revelan de un futuro promisorio del que podemos ver hasta ahora. Destacan indicadores sobre el crecimiento de bienes de consumo duraderos, el consumo de proteínas como carne y huevo, acceso a agua potable, electricidad, electrodomésticos y aparatos tecnológicos, escolaridad, y otros que abonan a una tendencia estructural del mejoramiento de niveles de bienestar de la población en general. Algunos de estos datos pueden consultarse en la publicación de CIDAC, “clasemediero, pobre no más, desarrollado aún no”, de Luis Rubio y Luis De La Calle.  

El debate de si somos ya una sociedad de clase media o continuamos siendo un país de pobres nos lleva a una polarización inútil. En estricto sentido, no somos una sociedad de clase media al estilo de Estados Unidos o Europa, por niveles de ingreso nos falta mucho. El tema es que no existe un consenso en torno a una definición estadística, por lo que es pertinente ubicarla desde un punto de vista sociológico y aspiracional. Se trata de un grupo mayoritariamente urbano y ciertamente muy elástico porque caben perfiles aparentemente diferentes, pero que tienen como denominador común la propiedad de una vivienda, automóvil, bienes de consumo duraderos (lavadora, refrigerador), internet o computadora en casa. En todos ellos se registran incrementos en los últimos 15 años así como de un clima de estabilidad financiera y política, condiciones para el desarrollo de una clase media. La variable ausente ha sido el crecimiento sostenido, reto de los próximos gobiernos.  

La clase media es por definición aspiracional, busca y promueve cambios, cuando logra su bienestar puede apegarse al status quo y al conservadurismo, sin embargo es la bisagra entre la elite y los que menos tienen, funcionando como correa de transmisión de los valores de libertad, justicia, equidad en la consolidación de la democracia.  

La necesidad de contar con una clase media amplia y consolidada es indispensable para fortalecer la economía, consolidar la democracia en el país, y como señalo Aristóteles hace más de 2 mil años, es la forma más segura de mediar el conflicto permanente entre ricos y pobres.  

ENVIAR POR E-MAIL
IMPRIMIR
TAMAÑO DE TEXTO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *